• MICED valencia

Buena reputación

Esfuércense por adquirir y mantener una buena reputación. «De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas» (Pr 22:1). Una fortuna perdida puede recuperarse, pero no una buena reputación. Muchas veces, sin pensarlo, los jóvenes están poniendo el fundamento de una reputación poco envidiable. Ni se les pasa por la cabeza que el carácter que desarrollan en la escuela o en la universidad les acompañará, posiblemente, toda la vida. El joven conocido por sus mentiras, picardías, falsedades, etc., cuando sea adulto, inspirará desconfianza a quienes le conocen. Las manchas de carácter no se lavan con facilidad. En el caso de un joven varón, las faltas y locuras de juventud, aun mucho después de cometidas, pueden ser recordadas y traerle confusión y dolor. Y especialmente el carácter femenino es primoroso y delicado. Con frecuencia un pequeño grado de imprudencia por parte de una joven pondrá un estigma en su reputación que ninguna sobriedad posterior podrá borrar completamente.


No quiero decir que los jóvenes deban perseguir un falso sentido del honor, que les lleve a luchar y batirse por su reputación. Ningún hombre ha conseguido o acrecentado nunca una buena reputación derramando la sangre de un ser humano. La clase de honor de que estamos hablando debe surgir de una persistente vida de buenas obras. Valoren esta clase de vida, como un bien inestimable para su propia paz y como un poderoso medio de utilidad. La forma más potente y eficaz de ser útiles como seres humanos es la influencia, y esta depende por completo de la reputación.


Alexander, A. (2016). Consejos de los ancianos a los jóvenes. (G. Powell, Ed., P. L. Gómez, Trad.). Bellingham, WA: Editorial Tesoro Bíblico.



MICED
VALENCIA

+1 (704) 291-6880

micedv@yahoo.com

Av. 101 c/c C. 147, Urb. Carabobo

Res. El Indio, Local único

Valencia - Venezuela

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon
  • Twitter Icono blanco

©1993 por MICED valencia.